El poder de nuestra respiración

En nuestra respiración tenemos una gran aliada.

Es un recurso que nos acompaña y que nos va a permitir volver al presente, saliendo de las tendencias de la mente a viajar hacia el pasado y el futuro. Por eso podemos usarla como un ancla que nos conecta con el aquí y el ahora.

Tiene, además, el poder de calmar la mente, activando el Sistema Nervioso Parasimpático,  que induce a la relajación, y contribuye a desactivar el Simpático, el que se relaciona con nuestra respuesta de estrés. Para ello, fijamos la atención sobre todo en el momento de la exhalación, alargando la salida del aire. Podemos usar también esa salida del aire para abrir camino, acompañar, permitir a esos pensamientos y emociones que están ahí.

Te invito a que escuches el audio que comparto por lo menos una vez al día, siguiendo las instrucciones, buscando un lugar y un momento en el que puedas estar tranquilo. Es un momento para ti, para cuidarte.

También puedes usarla en tu día a día de una manera «informal», cuando te notes inquieto o revuelto, te propongo que pares y lleves tu atención a la respiración, inspirando y expirando atentamente, alargando la expiración…

Puedes recordarte esas «instrucciones» del audio y así ayudarás a que tu mente se calme. No hace falta que te retires, incluso si hay gente delante…yo estoy anclado en mi respiración unos segundos, la realidad queda en un segundo plano y luego devuelvo mi atención al presente…