Infantil y adolescentes

El apoyo psicológico pretende dar una respuesta integral a los problemas que se plantean, por lo que se abordan teniendo en cuenta a toda la familia, dando pautas y recursos a los padres para afrontar las dificultades de una forma eficaz y encontrar soluciones satisfactoriasPodemos dividir los problemas sobre los que intervenimos en tres grandes bloques, siempre teniendo en cuenta que en la mayoría de las ocasiones encontramos una interrelación entre ellos.Problemas escolares / Dificultades de aprendizaje. Se trata de establecer cuáles son las variables que inciden en el bajo rendimiento del niño o del adolescente. Para ello se realiza una completa evaluación, en la que se estudian sus aptitudes y actitudes ante el estudio, para posteriormente diseñar un programa de intervención individualizado.Así se abordan dificultades como:

-Fracaso escolar
-Déficit de atención con o sin hiperactividad
-Relaciones escolares – acoso escolar (bulling)
-Problemas de conducta: En muchas ocasiones los niños y los adolescentes muestran conductas que nos descolocan y nos desbordan. A veces se trata de comportamientos propios de la edad, pero que deben de ser afrontados adecuadamente por los padres, para ser superados. Otras veces son el reflejo de la existencia de un problema que hay que analizar en profundidad.

-Agresividad
-Conducta desafiante
-Déficit de habilidades sociales
-Problemas de sueño: hábitos inadecuados, pesadillas, terrores nocturnos…
-Trastornos de la conducta alimentaria: anorexia, bulimia…
-Problemas emocionales.

Para que el niño y el adolescente llegue a ser un adulto con una personalidad equilibrada, es necesario que su desarrollo emocional haya sido adecuado. Por ello, es importante intervenir, cuanto antes mejor, ante las señales que nos envían. Entre los problemas que se tratan estarían:

-Ansiedad
-Depresión
-Déficit de autoestima
-Fobias y manías
-Celos..